VIDEOS: Celebración del Día de la Reforma 2012 en La Moneda

  • 404 Not Found
  • Not Found

Por 3er año consecutivo, el pastor Alfred Cooper, capellán evangélico en el Palacio de La Moneda, presidió el culto de acción de gracias por un nuevo aniversario de la Reforma Protestante, en el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas. La ceremonia contó además con la dirección del pastor y ex-locutor de TVN Patricio Frez, y de Agustín Zamora, director ejecutivo de Fundación Transforma Chile.

Un centenar de obispos, pastores y lideres de iglesias evangélicas e instituciones cristianas se reunieron en el Patio de Los Cañones de La Moneda para celebrar del “Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes de Chile”, que cada año recuerda aquel 31 de octubre de 1517, cuando Martín Lutero inició La Reforma.

El evento contó con la presencia del Presidente Sebastián Piñera, varios ministros y autoridades de Gobierno. El Mandatario se mostró agradecido por “la vocación, el cariño y la dedicación con que ustedes (los evangélicos) se entregan a los más humildes, a los más postergados y a los más sufrientes”. Piñera destacó que en Chile se ha avanzado un largo camino para lograr que Chile sea una sociedad que garantice la más plena libertad religiosa y la más plena igualdad de cultos, “pero todavía nos queda camino por recorrer”.

Entre las autoridades de gobierno, asistieron los ministros de la Secretaría General de la Presidencia, Cristián Larroulet, de Defensa, Andrés Allamand, de Justicia, Teodoro Ribera, y de Agricultura, Luis Mayol.

El acto fue amenizado con himnos y cánticos por la Big Band “Los Bronces de Jericó” y el Coro Polifónico de la Catedral Evangélica de Santiago. En distintos momentos se proyectó unas reseñas de evangélicos prominentes en la historia del país.

Al final de la ceremonia, el pastor Emiliano Soto convocó a sus pares presentes a subir al estrado para proclamar todos juntos una bendición de la Biblia.

Una verdadera fiesta

En la previa, La Moneda fue el epicentro de diversas actividades relacionadas con esta celebración. El 30 de octubre en la tarde, el ministro Larroulet se reunió con pastores representantes de las Mesas de Diálogo Regionales y Provinciales para analizar el funcionamiento de esta novedosa iniciativa que se lleva menos de un año. Algunos de los temas más comentados fueron la acreditación de ministros de culto para acceder a los hospitales y la reciente dedicación exclusiva de un arquitecto en cada SEREMI de Vivienda para regularizar los locales y templos.

Terminado este encuentro, el conjunto Barroco Andino brindó a los asistentes y funcionarios del Palacio un concierto de música clásica con obras de Lutero y Bach. La presentación contó con el patrocinio de la Embajada de Alemania.

Video, parte 1

Video, parte 2

Texto Bíblico: “Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. Romanos 10:17

Jamás pensó Lutero, al clavar esas 95 tesis en la puerta de la Capilla de Wittenburgo el 31 octubre 1517, desatar una reforma espiritual, eclesiástica, económica, política y cultural tan enorme afectando a tan largo alcance, en Europa y el mundo entero. Sin embargo así fue y que estemos celebrando el Día de los Evangélicos Protestantes hoy en Chile lo atestigua.

La Reforma, en realidad, nace como producto de la propia inquietud de fe de Lutero y otros, despertados por Dios, en forma similar: Tyndale, Caxton, Latimer, Calvino. Un proceso espiritual personal que culmina en Lutero al subir las largas escalinatas de su monasterio, atormentado por la misma pregunta a la cual alude Pablo en este pasaje: ¿Cómo puede una persona encontrar el perdón de sus pecados? ¿Cómo recibe una persona la salvación eternal? ¿Cómo puede estar seguro que no se va al infierno? De este pasaje y otros le llega la respuesta revelada con gran claridad. Es por medio de la fe, la confianza, fe no en mis obras, sino en el Dios vivo, y la obra de Cristo en la Cruz, el perfecto sacrificio por sus pecados. “En esto se muestra el amor de Dios en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros”.

Al entender esta verdad bíblica, y comenzar a declararla, se desata la Reforma del siglo XVI.

Y sin embargo, Lutero se enfrentó con insospechadas luchas, ataques personales, verdaderas guerras, constantes calumnias y complots en su contra de parte de sus enemigos.

En uno de esos momentos en que había pasado un tiempo particularmente atormentado caído y en depresión, notó que se paseaba por la casa su esposa Kati vestida de luto. “¿Estás de luto mujer?” Sí respondió ella. “¿Y quien murió?”, le preguntó Lutero. “Murió Dios”, replicó ella. “¿Cómo puedes decir eso?”, le retó Martín. “Pues así parece como andas, triste, con la cara larga, parece que para ti ha muerto Dios. Y con eso le miró y le desafió: “Martín, ¡Que nunca te falte la fe!”. Santo remedio, Martín se reincorporó, salió de su letargo, y siguió adelante en sus luchas y sus grandes victorias.

Tomemos ese desafío aprendido de la intimidad del matrimonio del reformador. ¡Que nunca nos falte la fe!

En el pasaje, Pablo nos explica como podemos adquirir la fe. “Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios”. El postulado del apóstol es que por la gracia inmerecida de Dios, lo que fue imposible bajo la ley de Moisés, alcanzar por nuestros propios esfuerzos la salvación, ahora ha llegado a ser posible por fe en la obra de Cristo solamente. Todo el que abre su corazón en invita al Cristo vivo entrar descubrirá la veracidad de las palabras “Todo aquel que escucha mi voz y abre la puerta, Yo entraré”.

“Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”, Romanos 10:9-10

Así surge el conocido Leit Motif de la reforma “Sola gracia, sola escritura, sola fe”

Es por eso que junto a Sociedad Bíblica Chilena estamos en campaña de poner en las manos de cada ministro las Sagradas Escrituras. En el Salmo 1 dice que si leemos la Biblia “de día y de noche, todo lo que hacemos prosperará”. ¡Es una garantía divina porque levantaremos vidas basadas en los principios de las Escrituras. Cuando le llegó el turno al Ministro Chadwick, él dijo “Ah, entonces la leeré también a mediodía porque necesitamos que nos vaya tan bien”. Se propone así una nueva medición de las fortunas del Gobierno: ¡según las lecturas bíblicas del Ministro Chadwick!

¡Que nunca nos falte la fe! Este es el anuncio del mundo evangélico expresado en los muchos servicios representados y testimoniados hoy. Esa es la fe que lleva a las obras de amor de Cristo, rehabilitar a drogadictos, recoger a niños abusados de las calles, visionar nuevas dimensiones para la educación. Esa fe es la que impulsa al Ejército de Salvación a distribuir alimentos todos los días, a Manuel y a la Pastora Inés atender a los desdichados, a las Damas de Blanco a visitar incansablemente a los enfermos, los ministerios a las cárceles, y la prédica incesante del Evangelio.

Pueblo evangélico de Chile que nunca nos falte la fe. Prediquemos el Evangelio.

El Presidente expresó vez tras vez su aprecio por el trabajo evangélico en la Calle 4 de la Cárcel. “¡Así hay que hacerlo en todo Chile”, dijo a todos los presentes en la Capilla.

Y, Su Excelencia, oramos para que en Chile tampoco falte la fe. Ud. mismo ha sido un ejemplo de fe y valentía a la nación, en tantos momentos de crisis, de navegar el barco con vientos contrarios: el terrible terremoto, el accidente de los mineros, el incansable trabajo de servicio a Chile de la cual somos testigos, todos los trabajos aquí. ¡Gracias porque a Ud. parece, nunca se le acaba la fe! José Henríquez presente hoy, no estaría acá si no fuere por la valiente fe que Ud. demostró ante el mundo entero.

Gracias por honrar al pueblo evangélico con la visita al funeral del Obispo Anabalón. Su Excelencia nos alentó a seguir el ejemplo del Obispo en su fe, humildad, lucha y trabajo por la unidad de la iglesia.

Entonces que nunca nos falte la fé.

Que nunca falte la fe en el Parlamento. Que abre sus sesiones en nombre de Dios y ahora goza de un capellán evangélico, Pastor Joel Vidal.

Qué nunca falte la fe en el Palacio de La Moneda. Donde la Capilla está cada vez más ardiente de oración.

Qué nunca falte la fe en el proceso democrático. ¡Gracias, Gobierno, por atreverse con el padrón ampliado en las últimas elecciones! Más allá de los resultados, fue un paso de confianza en los chilenos. Confianza y libertad que tendremos que aprender a valorar y usar mejor.

Qué nunca falte la fe en el poder judicial. En la cada vez más exitosa lucha contra la delincuencia y la corrupción apreciando el avance en el justo proceso oramos que siempre se llegue al justo juicio el castigo de los delincuentes y la inocencia del que lo es efectivamente.

Qué nunca falte la fe en nuestro diálogo nacional. Avanzando hacia una reconciliación plena una interacción válida y satisfactoria entre todos los chilenos y con nuestros pueblos originarios, una edificación unida de nuestro honroso proceso democrático.

Qué nunca falte la fe en nuestros medios de comunicación. Abriendo mayores espacios dedicados a la propagación de la fe y valores programas de la exploración y fomentación de fundamentos que edifican la vida, la familia, y no que las destruye o las confunde.

Por último qué nunca falte la fe en nuestros corazones. Nuestro universo privado. O será el centro de mi universo el “yo”, lo cual me abre a la corrupción, el egoísmo, el mal uso del poder, o lo será Jesucristo. Si se produce esa revolución Copernicana donde yo comienzo a girar en torno a Jesús, eso me obligará a la adoración, a la humildad, al servicio a mi prójimo. ¡Jesucristo, Rey de Chile!

C.S. Lewis dijo: “Lo que llamamos la historia humana, dinero, pobreza, ambición, guerra, prostitución, clases, imperios, esclavitud, es el largo y terrible relato de como el hombre intenta buscar algo, alguna otra cosa aparte de Dios, que lo satisfaga”.

La fe del General Booth: “Mientras las mujeres lloran como ahora lloran, lucharé. Mientras niños estén hambrientos como ahora, yo están lucharé. Mientras los hombres van a la cárcel, entran y salen, lucharé. Mientras haya un solo borracho o una sola pobre niña perdida en las calles, lucharé. Mientras exista un alma en tinieblas, sin la luz de Dios, lucharé. Lucharé hasta el fin”.

¡Que nunca nos falte la fe!

Leave a Reply

  

  

  


× 1 = four